Un sabio en las nubes (1961)


El científico Ned Brainard es tan conocido por su capacidad inventiva como por sus mayúsculos despistes que le han llevado a anular dos celebraciones de boda por incomparecencia. Sin embargo, Ned no pierde el tiempo y ha logrado elaborar una sustancia antigravedad llamada flubber, que sirve de combustible para los automóviles. Con este preparado, los coches pueden transitar por el espacio aéreo. Al conocer la noticia del experimento, uno de sus alumnos, Alonzo Hawk, no duda en sustraer el coche que ha servido de ensayo para el profesor.



mobilism.biz